Viviendo el Padre Nuestro


Amén

En el mundo cristiano existe una oración dedicada a Dios que se llama Padre Nuestro. Los católicos lo recitan en las eucaristías y otras religiones lo leen en sus cultos. En todo caso, la oración refleja una conversación con el creador.

Si leemos a conciencia deberíamos tener en cuenta lo siguiente:

No digas PADRE,
si cada día no te portas como su hijo.

No digas Nuestro,
si vives aislado en tu egoísmo.

No digas Que estás en el cielo,
si solo piensas en las cosas mundanas.

No digas Santificado sea tu Nombre,
si no lo honras con tus palabras y tus obras.

No digas Venga a nosotros tu Reino,
si no vives y llevas la Buena Nueva.

No digas Hágase tu voluntad,
si no la aceptas cuando es dolorosa.

No digas Danos hoy nuestro pan,
si no te preocupas por la gente con hambre,
sin cultura y sin vivienda.

No digas Perdona nuestras ofensas,
si guardas rencor a tu hermano.

No digas No nos dejes caer en la tentación,
si coqueteas con ellas.

No digas Líbranos del mal,
si no tomas partido contra el maligno.

No digas “Amén”
Si no has entendido ni tomas en serio las palabras del “Padre Nuestro”.

Amén significa ASI SEA, para que que sea debes amar desde el corazón, ser buen(a) hijo(a), buen padre (madre), buen vecino(a), buen amigo(a). Tu vida debe reflejar la bondad porque de lo contrario, estarás recitando como loro.

Querido lector, independiente de tu credo religioso o no creencia. La invitación es a la bondad, al amor, a la coherencia entre nuestros pensamientos y actos.

Falex Lopsal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s