Cuestión de actitud


La vida es una novela que escribes tú. Siempre tendrás que hacer una elección. Depende de tu actitud, será un viaje hermoso o una ruta amargada.

LA HISTORIA DE PEPE

Pepe era el tipo de persona que me encantaría ser. Siempre estaba de buen humor y siempre tenía algo positivo que decir. Cuando alguien le preguntaba, ¿cómo iba? Él respondía:

– Si pudiera estar mejor tendría un gemelo.

Había sido jefe en varios destinos y varios de sus colaboradores le habían seguido en todos ellos. La razón por la que le seguían, era por su actitud. Ellos lo describían como un motivador natural, siempre tenía tiempo para sus empleados. Si alguno tenía un mal día, Pepe estaba ahí para decirle como ver el lado positivo de la situación. Ver este estilo realmente me causo curiosidad y un día fui a buscar a Pepe y le pregunte:

– ¿No lo entiendo? ¿No es posible ser una persona positiva todo el tiempo? ¿Cómo lo haces?

Pepe respondió:

– Cada mañana que despierto me digo a mi mismo: Pepe, tienes dos opciones hoy puedes estar de buen humor o de mal humor, escojo estar de buen humor. Cada vez que me sucede algo malo puedo escoger entre ser la víctima o aprender de ello, escojo aprender de ello. Cada vez que alguien viene a mí para quejarse puedo aceptar su queja o señalarle el lado positivo de la vida, escojo lo segundo.

-Sí claro, pero no están fácil, protesté.

– Si lo es, todo en tu vida es producto de una elección tuya. Tú eliges como reaccionas ante cada situación, tú eliges si lo que la gente dice te afectará o no. Sé que algunas veces desanima, pero tú verás hasta cuando prolongas ese sentimiento, si te echas al dolor o decides levantarte y seguir adelante. En resumen, tú eliges como vivir.

Estando en mi casa reflexioné en lo que Pepe me dijo.

Poco tiempo después por diferentes razones perdí contacto con Pepe y con frecuencia pensaba en él, cuando tenía que hacer una elección.

Varios años más tarde pregunté por él y me enteré que por un descuido suyo, entraron a su negocio  tres ladrones armados, y a uno por nerviosismo se le disparó el arma y lo dejó gravemente herido.

Con mucha suerte, Pepe fue encontrado pronto y llevado de emergencia a una clínica. Después de ocho horas de cirugía y semanas de terapia intensiva, Pepe fue dado de alta, aun con fragmentos de bala en su cuerpo.

Me encontré con Pepe seis meses después y  le pregunté cómo estaba.

– Si pudiera estar mejor tendría un gemelo- . Me respondió sonriendo.

Intrigado le pregunté  acerca del incidente con los ladrones.  Él me dijo:

– Lo primero que pensé era que ellos estaban allí porque yo había dejado la puerta trasera de mi negocio abierta. Cuando estaba herido en el piso recordé que tenía dos opciones, pedir ayuda y tener la oportunidad de vivir o lamentar mi suerte y dejarme morir, elegí vivir.

– ¿No sentiste miedo?- . Le pregunté

Pepe continuo:

– Los médicos fueron geniales conmigo, no dejaban de decirme que iba a estar bien Pero cuando me llevaron al quirófano y vi las expresiones de los médicos y las enfermaras, realmente me asusté, podía leer en sus ojos “este hombre está muerto”. Supe entonces que debía tomar una decisión…

– ¿Qué hiciste? pregunté con gran curiosidad.

– Bueno, uno de los médicos me preguntó si era alérgico a algo y respirando profundo le grite ¡si, a las balas!

Mientras todos reían les dije:

– Estoy escogiendo vivir, por favor opérenme como si estuviera vivo y no muerto.

Pepe vivió por la maestría de los médicos y sobre todo por su asombrosa actitud

 

Allí verdaderamente aprendí que cada día tenemos una elección, de vivir plenamente o no. Y entendí que la actitud lo es todo.  Al final, la decisión de cómo eres, como te ves, cómo te sientes, cómo vives, Es tuya y solo tuya.

Muchas veces culpamos al diablo por nuestras desgracias o renegamos diciendo que Dios se ha apartado de nosotros  cuando en realidad nosotros fuimos los que nos alejamos de él.

Es hora de reaccionar, de evaluar y de cambiar de actitud.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s